El divorcio, un derecho que no tiene por qué ser caro

Gracias a la fórmula del divorcio express se puede obtener un divorcio legal en 24 horas y por muy poco dinero. Las “divorcionetas” dan fe de ello.

No hace mucho tiempo, cuando un matrimonio decidía poner fin a su relación, tenía que rascarse el bolsillo. Tanto que a menudo el precio del divorcio era imposible de asumir, por lo que se veían obligados a seguir juntos a pesar de todo.

Hoy las cosas han cambiado, y es posible acceder al divorcio de un modo rápido y asequible gracias a los abogados de divorcios express, que se encargan de tramitarlo todo cuando existe un acuerdo por ambas partes.

Si es de mutuo acuerdo, es posible

La clave para acceder al divorcio express es que ambos cónyuges estén de acuerdo en que quieren disolver el matrimonio. De hecho, esta fórmula tiene como objetivo simplificar los trámites en estos casos para que no haya que pasar por un proceso burocrático de meses, incluso años, como ocurre con el divorcio unilateral.

El divorcio express se puede gestionar en un juzgado o en la oficina de un notario (si no hay hijos de por medio), y es posible entrar al edificio estando casados y salir divorciados casi de inmediato. Los abogados de divorcio express se encargan de que todo se haga de forma ágil y eficaz, a un precio que todo el mundo se puede permitir.

Las divorcionetas, divorcio rápido y barato

Desde hace algunos años, tras la llegada de la ley del divorcio express, en algunas calles se pueden ver las conocidas “divorcionetas”, que anuncian la posibilidad de que dos personas se divorcien por 150 € cada una, con todos los trámites incluidos. Incluso puede ser aún más económico si el matrimonio no tiene hijos y se presenta el convenio regulador ante un juzgado de familia en lugar de en una notaría.

El equipo responsable que hay detrás, todos ellos abogados profesionales con experiencia, asegura que esta forma de anunciarse no es un modo de incentivar que la gente se divorcie, sino de dar facilidades a quienes han llegado a un acuerdo y no quieren seguir juntos. De hecho aseguran que siempre que sea posible lo mejor es solucionar las cosas y seguir juntos. Pero si el único factor que impide que una pareja se divorcie es el coste del proceso, no es justo para ninguno de los dos.

El fin de la pandemia disparará las demandas

Según afirman los expertos, en España se va a producir un aumento de demandas de divorcio tras la pandemia. Las restricciones a la movilidad y el confinamiento hace que muchos matrimonios hayan tenido que pasar mucho tiempo en un espacio mínimo, lo que ha aumentado las desavenencias que arrastraban hasta entonces.

Esta situación puede llevar a una saturación aun mayor de los juzgados, que ya han sufrido el frenazo de muchos casos por el estado de alarma. Por eso se aboga por tratar de llegar a un entendimiento, bien para continuar la relación o para acordar un divorcio de forma amistosa, rápida y menos costosa.

El divorcio express democratiza el acceso a un derecho

En caso de que llegar a un acuerdo para mantener la familia unida no sea posible, el precio de un divorcio no tiene por qué ser un impedimento. La fórmula del divorcio express se llevaba tiempo reclamando, y desde que se ha implantado permite que quienes lo deseen puedan finalizar su matrimonio en muy poco tiempo, por muy poco dinero y sin que ninguna de las partes sienta que ha tenido que ceder más que la otra. Con las divorcionetas es aún más accesible.