La serie de entrevistas de Rolling Stone, Unknown Legends, presenta conversaciones de larga duración entre el redactor jefe Andy Greene y músicos veteranos que han girado y grabado junto a iconos durante años, si no décadas. Todos ellos son reconocidos en el negocio, pero algunos son menos conocidos por el público en general. Aquí, estos artistas cuentan sus historias completas, dando una mirada cercana a la vida en la lista A de la música. Esta edición cuenta con el multiinstrumentista Warren Ham.

Cuando Ringo Starr necesitaba un músico para su All Starr Band que fuera capaz de hacer de todo, desde alcanzar las notas altas en “With a Little Help From My Friends” hasta clavar las partes de saxo en “Who Can It Be Now” de Men at Work, recurrió a Warren Ham. Cuando Olivia Newton-John necesitó un nuevo miembro de la banda que pudiera hacer dúo con ella en los clásicos de Grease mientras recreaba los movimientos de baile vintage de John Travolta, recurrió a Warren Ham. Y cuando Toto necesitaba un multiinstrumentista y cantante capaz de manejar complejas partes de flauta, armónica, percusión y saxo, por no mencionar algunas de sus armonías más difíciles, también recurrieron a Warren Ham.

Historias relacionadasBiopic de Cher en preparaciónPink cuenta la historia de su vida a su hija en el vídeo ‘All I Know So Far’ Historias relacionadas Cómo se formó Guns N’ Roses’El silencio de los corderos’: ‘Rompió todas las reglas’

Ham también ha trabajado con Donna Summer, Cher, Kansas, Frankie Valli and the Four Seasons y Bill Medley de los Righteous Brothers. En pocas palabras, no hay ningún papel en una gira de rock o pop que no pueda manejar con facilidad. Y ahora mismo, está esperando a que se despeje la pandemia para volver a la carretera con Ringo y la nueva iteración de Toto.

Le llamamos por teléfono a su casa de Los Ángeles para que nos cuente cómo se convirtió en el utilitario por excelencia del rock.

¿Cómo ha sido tu año de pandemia? Ha sido bueno. No he tenido Covid, gracias a Dios. Mi mujer y yo nos vacunamos de Covid en febrero. Actualmente estoy haciendo una película como músico y extra de fondo que se va a estrenar. No puedo hablar de ello porque no quieren que hablemos de ello. Ya sabes cómo son. Quieren que todo sea secreto hasta que se estrene, pero es una gran película. Tiene grandes estrellas y todo, y yo estoy en la banda. He estado con mucha gente últimamente, pero me han puesto a prueba mucho.

Me siento bien estando con la gente porque estoy vacunado. Perdí a un primo durante las vacaciones. Sé lo grave que es. Creo que todo el mundo estaba un poco confundido al principio, pero definitivamente es una enfermedad peligrosa y hay que tomar precauciones. No creo que haya que ser demasiado precavido, pero animo a todo el mundo a vacunarse.

Hace tiempo que no tocáis en directo. Lo único que hicimos fue un livestream con Toto en octubre. Eso saldrá a finales de junio. Fue muy divertido. Por supuesto, todos tomamos precauciones. Eso fue antes de tomar la vacuna. Llevaba una máscara. Todos nos distanciamos socialmente y tomamos las debidas precauciones. La retransmisión en directo salió tan bien que van a hacer un DVD de ella.

¿Extrañas las multitudes? Sí. Para mí, ese es el corazón y el alma del negocio de la música. Me gusta estar frente al público. Sé que Ringo también lo hace. He estado trabajando con Ringo durante los últimos siete años. Acabo de hablar con él recientemente y todavía quiere ser prudente, así que parece que el año que viene por estas fechas volveremos a trabajar.

Se suponía que Toto iba a salir este verano a Europa, y ahora eso también se ha retrasado un año. Todo ha quedado en un segundo plano en lo que respecta al directo. Para ser sincero, es un poco frustrante. He retomado algunas cosas como lo de la película y algunas sesiones aquí y allá. Pero para mí, realmente soy un tipo de directo. Prefiero eso.

Quiero volver a hablar de su vida. ¿Cuál es la primera música que recuerda haber escuchado y que le causó una gran impresión? A mi familia le gustaba la música gospel. Mi madre tocaba el piano y cantaba, y mi padre era bajista. Estuvo a punto de acabar con los Blackwood Brothers, un famoso cuarteto de gospel. Iba de camino a Nashville para unirse a ellos como bajista cuando J.D. Sumner, el bajista de Elvis, decidió que quería volver. Y así mi padre perdió el concierto.

De todos modos, ese es el tipo de música que nos gustaba, la del cuarteto de gospel de los hermanos Blackwood. Con eso me crié. Grabé nuestro primer disco cuando sólo tenía cinco años. Llegué a cantar en él. Me crié en ese ambiente musical. Me metí en la música country después de tocar música gospel. Yo tocaba la mandolina y mi hermano la guitarra. Tocábamos en cosas como el espectáculo de variedades de la escuela y cosas de ese tipo.

Y luego, por supuesto, me aficioné al rock & roll, como todo el mundo, cuando salieron los Beatles. Mi hermano era mayor que yo. Tocaba la guitarra y se aficionó al rock & roll antes que yo. Empecé a seguirle a sus conciertos. Entonces, los chicos del taller de madera del instituto se dieron cuenta de que yo podía cantar. Necesitaban un cantante porque todos tocaban la guitarra y la batería. Acabé cantando con casi todas las bandas de garaje de la zona de Dallas-Fort Worth en algún momento.

Tocas muchos instrumentos diferentes. Al principio era cantante, pero empecé a tocar la armónica a los 15 años. Luego, la banda en la que estaba se puso a tocar a Jethro Tull y dije: “Ah, tengo que hacerlo. Tengo que coger la flauta”. Eso fue a los 17 años. Y a los 20 decidí coger el saxo porque el saxofón es de la familia de los vientos de madera. Es una digitación similar, pero una boquilla diferente y así sucesivamente.

En los primeros años, ¿visteis algún concierto importante en Texas que se os quedara grabado? Nuestra banda abrió para Spirit una vez. Mi hermano estaba en un grupo llamado Yellow Pages, que salió con Eric Burdon y los Animals. Él me abrió el camino. Vino a California y trabajó con Sonny y Cher.

A principios de los setenta, hice una audición para un grupo llamado Bloodrock. Tenían un disco de poco éxito llamado “D.O.A.”. Estaban en el área de Dallas-Fort Worth y tenían un acuerdo con Capitol. Así que me gradué en el instituto en 1971, y después de eso, era unirse a Bloodrock o alistarse en el ejército e ir a Vietnam. Pensé, “Hmmm”. [Risas.]

Fue una obviedad. Acabé trabajando con Bloodrock y tenía un acuerdo de escritura y publicación con ellos. Hicimos unos tres discos y la discográfica nos abandonó.

¿Cómo crees que creciste como músico durante tu etapa en Bloodrock? Fue entonces cuando empecé a coescribir con el organista, Steve Hill. Escribimos bastantes canciones. Así crecí. Y crecí musicalmente desde que me convirtieron en el frontman. No sólo cantaba, sino que tocaba el saxofón, la flauta y la armónica. Así fue como me pusieron al frente, frente a la gente. Lo había hecho a nivel local, pero ahora esto era más a nivel nacional.

Empezamos a hacer giras por todo el país. Volamos y conducimos, hicimos aviones, trenes y automóviles, y todo ese tipo de cosas. Esto es a principios de los setenta.

Cuando te uniste a Bloodrock, se estaban transformando en un grupo más progresivo. Yo fui parte de la razón por la que el sonido cambió. Empezamos a experimentar con más tipos de música como Gentle Giant. El Bloodrock original era más bien un precursor del heavy metal. Lo llevamos en una dirección diferente. A algunos les gustó mucho, mientras que otros querían volver al viejo Bloodrock. Era una de esas cosas.

Estaba escuchando “Thank You Daniel Ellsberg” del disco Passage. No he escuchado muchas canciones de rock sobre los Papeles del Pentágono. Teníamos ese aire de blues y el batería [Rick Cobb] tenía una letra sobre Daniel Ellsberg. Estaba muy metido en el tema político en aquella época. Yo no sabía mucho al respecto. Nunca he sido tan político. Intento mantenerme apolítico, ya que se vuelve muy raro. Pero escribimos esa canción como una especie de canción de protesta sobre lo que estaba pasando en Vietnam. Todo lo que había sucedido en los sesenta se había trasladado a principios de los setenta, con Nixon intentando salir de Vietnam y todo el fiasco del Watergate y todas esas cosas. De ahí surgió esa canción.

¿Qué pasó con la banda? Hicimos unos cuantos discos, pero la discográfica nos despidió y yo me volví a Texas para ir a la universidad. Fue entonces cuando mi hermano y yo formamos los Ham Brothers. Empezamos a tocar mucho por todo el país, y teníamos muchos seguidores en la zona del norte de Texas.

¿Cómo acabaste de gira con David Gates de Bread? Como he dicho, me había mudado a Texas y mi hermano y yo teníamos una banda en marcha. Teníamos amigos que habían trabajado aquí en la Costa Oeste, Dean Parks es uno de ellos. Es un guitarrista que tocó mucho con Steely Dan. Y estaba David Hungate, que tocaba el bajo con Toto. Teníamos una conexión. Mi hermano conocía a Jeff Porcaro y conocía a esos tipos, y había tocado en el programa de televisión Sonny and Cher.

Una noche, mi hermano y yo estábamos tocando en un club llamado Hop en Fort Worth. Y Dean llegó con David Gates. Estaban probando a mi hermano para la silla de la guitarra y a mí para los coros y el saxofón y la flauta, etc. Terminaron contratándonos para su gira.

Así es como terminamos con David Gates y Bread. Y ensayamos al norte de Seattle, en Bellingham. Era el rancho de Larry Knechtel [teclista de Wrecking Crew y Bread], que es precioso. Toda esa gira fue una experiencia muy divertida.

Bread fue una gran banda en los años setenta con muchos éxitos, pero hoy en día no se oye hablar de ellos. ¿Por qué crees que es? No lo sé. Pero David era el escritor principal. La última vez que oí hablar de David, terminó en Nashville haciendo arreglos de picadura y cosas de esa naturaleza. Realmente le perdí la pista. Pero sus canciones son tan conmovedoras. “Si una imagen pinta mil palabras, ¿por qué no puedo pintarte a ti?” [de la canción “If” de Bread de 1971]. Ese tipo de letras salían de ese tipo. Y tenía una gran voz. Seguía en la línea de soft-rock que había conocido con Bloodrock. Sigue siendo el mismo tipo de ambiente. Pero David siempre fue la fuerza detrás de esa banda, más o menos.

Durante el tiempo que estuviste con David, tuvieron una disputa por los derechos del nombre de la banda.No sabía mucho sobre eso. Como he dicho antes, trato de mantenerme al margen de cualquier política, en todas las situaciones. Lo sabía, pero pensé que no era de mi incumbencia y dejé que se ocuparan de ello.

Háblame de cómo empezó el periodo de Cher. Sólo hicimos la única gira con David. Eso fue en gran parte porque cuando tocamos en el Civic Auditorium de Santa Mónica, Cher estaba allí con una de sus novias. Ya se había separado de Sonny. Vino entre bastidores y conocía a mi hermano de la época en que había actuado en el programa de televisión Sonny and Cher con David Hungate, Jeff Porcaro y Dean Parks. Ya había una conexión allí.

De todos modos, ella vino detrás del escenario y expresó su interés en que estuviéramos en su banda para tocar en Las Vegas. Tenía una gran revista que estaba haciendo en Las Vegas. Tenía bailarines, cantantes y una orquesta completa, pero necesitaba una sección rítmica real. Mi hermano y yo acabamos en esa situación, y yo era uno de los cantantes de fondo. También me incluyó en un par de voces principales y otras cosas. Fue muy generosa. Lo hice durante unos tres años, de 1979 a 1981.

¿Cómo fue estar tanto tiempo en Las Vegas, haciendo el mismo espectáculo cada noche? [Risas] Bueno, Las Vegas es una ciudad de fiesta. Hay mucho espacio para meterse en problemas. Trabajamos mucho. Eran tramos de dos semanas cada vez y a veces hacíamos dos espectáculos por noche. Era un poco agotador, pero yo era joven y saludable. Y disfruté de Las Vegas en su mayor parte, aunque Las Vegas puede ponerte de los nervios después de un tiempo.

¿Qué canciones canta con ella? “Those Shoes” de los Eagles fue una de ellas. Yo canté la primera estrofa y ella salió en la segunda. Era un dúo. Me encantó hacerlo, y lo hicimos en Johnny Carson. Hay un vídeo que se puede ver en YouTube.

Estar en la televisión nacional y tocar para esas grandes multitudes en Las Vegas debió de ser muy emocionante. Pude conocer a mucha gente famosa. Jack Nicholson estaba en el camerino una noche. Muhammad Ali vino. Era toda esa gente. Cher es una gran estrella. Fueron buenos tiempos. Fueron tiempos de locura hasta cierto punto. Pero en su mayor parte, fue una gran experiencia participar en eso.

¿Cómo surgió Black Rose? Era un proyecto que Cher quería hacer con [el guitarrista] Les Dudek y [el teclista] Mike Finnigan y [el batería] Gary Ferguson y [el bajista] Trey Thompson. Quería hacer un disco de rock & roll. James Newton Howard lo produjo. Todos nos volvimos bastante locos durante esos tiempos. [Risas] Fue un concierto divertido mientras duró. Fue algo efímero. Hicimos un disco.

Es interesante que sólo se llamara Black Rose. No se llamaba Cher y Black Rose, ni nada. Ella quería específicamente que fuéramos una banda. Ella quería que fuéramos como Toto o algo así o cualquiera de las bandas de rock. Era sólo el nombre de la banda con ella al frente.

A menudo se les comparaba con Blondie, ya que el sonido era muy New Wave. Sí. Fue en ese período de principios de los ochenta. Todos nos cortamos el pelo. Conseguí que un tipo me cortara el pelo. Me hizo muy punk.

Te vas de gira y sólo tocas estas nuevas canciones y no los viejos éxitos de Cher. Sólo estábamos haciendo el nuevo disco. Fuimos teloneros de Hall and Oates. Lo recuerdo.

¿La gente del público quería escuchar “Gypsies, Tramps and Thieves” y demás? ¿Se sorprendieron de lo que estabais haciendo? Creo que por aquel entonces tocábamos para un público diferente. Cuando estábamos emparejados con Hall and Oates, era ese tipo de público. No creo que estuvieran acostumbrados a ver a Cher en ese papel, pero intentaba salirse de él.

También estaba tratando de hacer algunas cosas del cine. Por eso Jack Nicholson estaba en el camerino esa noche en Las Vegas. Creo que estaban hablando de hacer Witches of Eastwick, pero yo no lo sabía en ese momento. Estaba dormido en el sofá. Me desperté y ahí estaban Jack y Cher. Me levanté para irme, pero ella me presentó y él me dio la mano. Ese fue un momento.

¿Cómo empezó su capítulo de Kansas? Después de tres años en Las Vegas, necesitaba un descanso. Necesitaba salir de Las Vegas. Estaba empezando a sentirme como el tipo de Leaving Las Vegas. [Risas] Necesitaba salir de Las Vegas mientras todavía andaba por ahí. Y recibí una llamada de uno de mis amigos que estaba en el negocio. Estaban audicionando cantantes. Así que fui a la audición y conocía a Kerry [Livgren] de hace años. Creo que Kansas abrió una vez para Bloodrock.

Conocía a Kerry de lejos. Y me presenté a la audición. No conseguí el puesto de vocalista, pero me querían en la banda de todos modos para cantar partes altas de fondo y tocar instrumentos. Y así fue como acabé. Acabé trabajando en el disco [Vinyl Confessions] y en la gira de ese año.

Háblame de la grabación del disco. Toco la armónica. Utilizaban sobre todo al nuevo cantante, John Elefante, y algunas de sus nuevas canciones. Mi mujer y yo fuimos a Atlanta, que es donde vivían, para ensayar para la gira. Sólo recuerdo haber tocado la armónica en el disco. No recuerdo si canté de apoyo. Pero cuando empezaron a ensayar para la gira, fui a Atlanta y pasé un par de semanas aprendiendo las partes que Kerry me enseñaba. En esa gira toqué los teclados, la flauta, el saxofón y la voz.

La música de Kansas era muy desafiante, y esa es una de las razones por las que realmente quería hacerlo. Quería seguir creciendo musicalmente. Fue muy emocionante tocar con esos tipos, y fue un buen cambio de ritmo para mí.

¿Cómo respondió el público a un nuevo cantante? Fue un gran cambio. Les encantaba Kansas aunque no estuviera Steve Walsh. Steve es un gran cantante y un gran animador, pero la gente seguía queriendo venir a escuchar las canciones y ver a Kansas y oír “Dust in the Wind” y “Carry On Wayward Son”. Hicimos un gran espectáculo en vivo en Omaha e hicieron un DVD de él. Fue una gira muy exitosa. Creo que John hizo un gran trabajo sustituyendo a Steve Walsh.

En este punto, te habías establecido como un jugador de utilidad. Podías entrar en una banda y básicamente hacer lo que necesitaran. Correcto. Me estaba convirtiendo en eso. Yo había sido un cantante antes. Pero a medida que aprendí a tocar más instrumentos, me centré en eso porque me di cuenta de que era donde estaba mi pan de cada día. Era donde podía ganarme la vida en la música. Me centré más en eso. Por cierto, sigo haciéndolo hoy en día.

Te hace muy empleable. Puedes hacer el trabajo de tres o cuatro personas diferentes. Les ahorra mucho dinero. Sí, eso espero. Esa es la idea que hay detrás. Pero sigo pasando mucho tiempo intentando perfeccionar cada instrumento que toco y hacerlo lo mejor posible. De hecho, estaba practicando mi saxofón tenor esta mañana antes de que llamaras.

¿Cómo se transformó Kansas en AD para usted? Bueno, Kerry Livgren y [el bajista de Kansas] Dave Hope se hicieron cristianos. Y yo fui cristiano desde mis primeros días, aunque pasé por algunos años salvajes, como hace todo el mundo. Quieres sembrar tu avena salvaje. Pasé por ese período, pero siempre fui cristiano desde mis primeros días. Cantaba música gospel y me crié en la iglesia. Nunca lo dejé en mi corazón ni en mi mente.

Dave y Kerry eran conversos relativamente nuevos y estaban realmente inspirados para hacer música gospel rock. Básicamente, se llegó a un punto en el que Kerry sólo quería escribir canciones así y eso no encajaba con los miembros del resto de Kansas. No estaban en la misma página, por así decirlo. No es culpa de nadie. Es sólo la forma en que es. No estoy haciendo un juicio sobre eso de una manera u otra. Es sólo que la gente va en diferentes direcciones después de un tiempo y quieren probar cosas diferentes.

Esta fue una de esas veces en las que Kerry y Dave querían ver si funcionaba, así que fuimos en esa dirección con AD. La música era muy similar a la de Kansas. En lugar del violín, teníamos la flauta y el saxofón. Por supuesto, seguías teniendo el estilo de escritura de Kerry. Él era el principal compositor. Yo contribuía un poco y Michael Gleason era el otro cantante. También tenía grandes canciones.

Lo intentamos durante un par de años y me sentí muy orgulloso de la música que produjimos durante ese tiempo. Creo que se mantiene. Creo que el mensaje que intentábamos transmitir sigue siendo válido. Estoy muy orgulloso de esa época, pero era un mercado difícil de conquistar.

Veníais de una gran gira por Kansas. Debió de ser una gira muy diferente en cuanto a los lugares en los que tocasteis y demás.Totalmente. No era el mismo nivel. Hubo cierta confusión por parte del público. No sabían qué hacer con él. Y la gente del ámbito cristiano tampoco sabía qué hacer con él. Venimos con esta música tan fuerte que no es exactamente como Keith Green o alguien así. Es un tipo de música más directa. Era una especie de cuerda floja para caminar. Y era muy difícil hacer que volara económicamente.

Creo que muchos artistas tienen miedo de cantar sobre su fe porque los pone en una caja de “artista cristiano” y se hace difícil romper con eso.Sí. Creo que a las compañías discográficas les gusta hacer eso. Les gusta tenerte en un formato determinado. Para ellos, es más fácil vender un determinado formato. Pero no estoy necesariamente de acuerdo con eso. Quieren situarte en un área determinada: “Bien, aquí es donde perteneces”. No es necesariamente así. Creo que Bono ha sido capaz de expresar sus convicciones religiosas de forma muy creativa y seguir teniendo éxito con ello. Creo que eso es algo genial. Por la razón que sea, no fuimos capaces de hacer AD tan exitoso como me hubiera gustado.

Retrocediendo unos años, ¿cómo acabaste de gira con Donna Summer en 1983? Estaba sin trabajo. Estaba entre conciertos. No sé qué pasó, pero alguien dijo que ella estaba audicionando gente. Y Snuffy Walden, un amigo guitarrista que conozco y que había trabajado con ella antes, me sugirió. Hubo una pequeña insinuación de quién era yo, y entonces fui a la audición y lo conseguí. Acabé trabajando con Donna, de forma intermitente, durante años. En esa época, ella también se había vuelto cristiana en sus creencias.

¿Cuál fue tu papel en esa primera gira? Tocaba el saxofón, el teclado y cantaba. No recuerdo haber tocado la armónica o la flauta al principio.

Estuve viendo algunos vídeos de la gira. Era muy teatral, con cambios de vestuario y bailarines. No vi mucho a la banda. ¿Estaban escondidos? Cuando empecé con Donna, nos tenía detrás de un telón. Era una cosa grande que ocultaba a la banda. Sólo se podían ver nuestras sombras. Hicimos eso durante los dos primeros años que trabajé con ella. Y luego, finalmente, hizo que la banda saliera con ella y todo. Cuando hizo “She Works Hard for the Money”, empezó a mostrar más a la banda. Ella se estaba moviendo en esa dirección de rock & roll también.

Fue una época interesante porque tenía nuevos éxitos de la era MTV, pero también estaban las canciones de la música disco que la hicieron famosa. Algunas de ellas eran bastante atrevidas y otras no quería hacerlas. Cuando se convirtió por primera vez, dijo: “Ya no puedo hacer eso”. A veces hay que compartimentar y darse cuenta de que es un negocio, sin sacrificar demasiado. Con el tiempo volvió a hacer la mayoría de esas canciones. Pero durante mucho tiempo no quiso hacer “Love to Love You Baby”. No hicimos esa canción durante años. Estábamos haciendo “State of Independence” y las cosas que Quincy [Jones] había producido y las cosas que Michael Omartian había producido, como “She Works Hard for the Money”. Ella estaba más interesada en hacer las cosas más nuevas.

¿Qué tal era como jefa? Era genial. Ella era una estrella, sin embargo, al igual que Cher era una estrella. Y era una diva. ¿Qué se puede decir? Era una vocalista poderosa. Pero siempre fue muy dulce. Era una experiencia más. Tengo que decir que todas mis experiencias musicales han sido muy diferentes, pero me dieron mucha variedad en mi enfoque de la música. Me ha ayudado a crecer musicalmente en general.

¿Cómo acabaste en Toto en 1986? Fue otra situación muy parecida a la de Kansas. Había oído que buscaban otro cantante. Tuve la oportunidad y fui a la audición. Fue como el caso de Kansas, en el que pensé que lo había conseguido y creía que lo tenía, pero entonces llegó Joseph Williams y consiguió el trabajo. Pero entonces fue la misma situación que en Kansas. Me llamaron y me dijeron: “Todavía queremos que estés en la banda y que hagas lo tuyo”.

Allí estaba yo, de nuevo, en la banda. No era el lugar que yo quería, pero seguía siendo una buena situación para estar. Estaba cantando voces altas de fondo. Era genial. Tocaba mucho el saxo, la armónica y la flauta. Incluso hice un dúo con Joe. Era genial. Tuve la oportunidad de conocer a un montón de grandes músicos, como [el percusionista] Luis Conte. Y, por supuesto, a todos los chicos de Toto, Jeff [Porcaro], Mike [Porcaro], Steve [Porcaro], y David Paich y Steve Lukather.

Estos son unos músicos muy hábiles. Tocar junto a ellos debe haberte obligado a mejorar tu juego. Tienes que llevar tu mejor juego. Esa es otra cosa. Estar con los mejores músicos del mundo te obliga a mejorar. Te inspira a mejorar, pero te obliga a dar lo mejor de ti todo el tiempo. Estoy muy agradecido por la oportunidad.

Creo que mucha gente en tu situación habría sido incapaz de enfrentarse a esto en cuanto a su ego. Dirían: “O soy el cantante o no hago esto”. ¿Cómo superaste ese comprensible instinto? Mentiría si dijera que no tuve conflictos. Pero mi amor por la música se impuso a mi ego. En este negocio, si quieres tener éxito, tienes que estar dispuesto a ser un buen tipo, a ser flexible. “Oye, tal vez no se trata de mí. Se trata de formar parte de un equipo, y contribuir con lo que sabes hacer al resto del examen”. Entonces descubres lo importante que es. Al principio no lo sabes, pero luego descubres lo importante que es que ese componente esté en la mezcla.

Una buena actitud es muy importante. Hay muchos músicos con mucho talento que han perdido trabajos muy suculentos porque no han podido mantener su ego bajo control. Ese es un problema en la industria del entretenimiento en general. Los que acaban teniendo éxito son los que son capaces de adaptarse y reinventarse sobre la marcha.

Háblame de Jeff Porcaro. Obviamente es uno de los mejores bateristas de la historia. ¿Cómo fue trabajar con él y conocerlo? Jeff era un tipo muy dulce. Y un talento inmenso. Es difícil describir su presencia. Cuando entras en una habitación con Jeff Porcaro, David Paich y Steve Lukather y esos tipos, son una fuerza a tener en cuenta. Digámoslo así. Y Jeff era una fuerza a tener en cuenta. Pero él era muy humilde y muy dulce y muy aceptante. Me sentí aceptado por Toto desde el principio. Fui y vine de esa banda en los ochenta, pero he vuelto ahora después de todos estos años. Seguimos teniendo el mismo tipo de relación amistosa.

Háblame de las giras con Amy Grant. Eso fue después de hacer Toto durante un par de años. También había ido a Tokio con el trabajo en solitario de Steve Lukather. Cuando volví, conseguí el concierto con Amy Grant. Era la gira “Lead Me On”, que era una gira enorme. Era la gira más grande que ella había hecho. Les envié una cinta de audición y me llevaron a Nashville, hablamos y discutimos y me contrató.

Ella era alguien con un pie en la música secular y un pie en la música cristiana. Eso es raro. Sí. Tenía muchos seguidores en ese momento. Estábamos tocando en grandes estadios. Fue una gira gigantesca. Estuvimos de gira durante más de un año y medio.

¿Cómo acabaste en Frankie Valli and the Four Seasons? Eso es algo muy diferente. Sí. Hacia el final de los años ochenta, me quemé un poco de estar en la carretera. Tenía una familia e hijos. Mi hijo nació en 1982 y mi hija en 1987. Había pasado mucho tiempo lejos de ellos. Quería ver si podía quedarme en casa y hacerlo en casa. Esto es a principios de los noventa.

Acabé luchando por ganarme la vida como antes. Acabé haciendo algunos trabajos raros. Trabajé en Disney durante un tiempo como mensajero. Me gustaba estar en casa, pero echaba de menos la música. Así que, a mediados de los noventa, empecé a buscar otro trabajo. Conocía a un grupo de chicos de la banda Four Seasons y me llamaron para una audición. Les gusté y conseguí el trabajo.

¿Cuál fue tu papel? Canté con los teclados, el saxo y la voz. Hice la codirección con Frankie en “December, 1963 (Oh, What a Night)”. Eso fue durante unos tres años.

¿Tocáis en casinos y cosas así? Fueron muchos casinos en Atlantic City y Las Vegas. Fue sobre todo en los Estados Unidos, un montón de conciertos de la Costa Este.

Tiene más éxitos que nadie. Cada canción que hicimos en ese set fue un éxito. Y llevábamos los trajes. Yo era uno de los Four Seasons. Fue genial. Me encantó trabajar con Frankie y ser uno de los Four Seasons por una temporada. Fue otra temporada en mi carrera, y me encantó. A Frankie le encantaban las armonías y todos los músicos de la banda cantaban. Era algo muy vocal. Incluso teníamos una parte del espectáculo en la que íbamos al frente del escenario y hacíamos doo-wop sin ningún instrumento. Eso siempre era muy divertido.

Disfruté mucho esos años. Me hizo volver a mis años de cuarteto. Es un estilo de música diferente, doo-wop de Nueva Jersey en contraposición al gospel, pero son armonías a tres o cuatro voces. Tuvo ese efecto en mí. Disfruté mucho haciéndolo.

También estuviste de gira con Bill Medley. Lo hice. Eso fue más bien actuaciones puntuales aquí y allá. No sé realmente cómo me llamaron para eso. Pero acabé haciendo algunos conciertos con él. Me encanta su voz y me encanta tocar con él. Acababa de empezar a tocar más el saxo tenor.

¿Cuándo fue esto? Creo que fue durante la época en que estaba con Olivia Newton-John. Lo que pasó es que Frankie quiso tomarse un descanso a finales de los noventa. Se tomó como un año de descanso. Para mí, fueron tiempos difíciles. No podía permitirme el lujo de tomarme un tiempo libre. Recibí una llamada del representante de Olivia cuando todavía estaba con Frankie. Me dijo: “Hombre, realmente me gustaría tenerte en este trabajo. Serías perfecto para este papel. Necesitamos a alguien que cante a dúo con ella en las cosas de Grease, en la canción ‘You’re the One That I Want’. Serías perfecto para eso con todo lo que aportas con la armónica y el saxo”.

Dije: “Me gustaría mucho hacerlo, pero ahora estoy con Frankie”. Terminaron consiguiendo a otro tipo que era sólo un armonicista llamado Norton Buffalo. Y seguí trabajando con Frankie hasta que llegó al punto en que quiso parar por un paréntesis. Pensé: “Bueno, ¿sabes qué? Voy a arriesgarme y llamar al representante de Olivia para ver cuál es la situación”.

Volví a llamar y le dije: “¿Sigue abierta esa plaza?”. Me dijo: “Bueno, lo estará al final del verano, si te interesa”. Era el verano de 2001. Así que fui y audicioné y conseguí ese trabajo. Terminé trabajando con Olivia durante 15 años. Ella también se tomaba períodos de descanso. Y fue durante uno de esos períodos de tiempo que terminé trabajando con Bill Medley.

Básicamente tuviste que convertirte en John Travolta en el escenario. Sí. Dije: “No soy realmente un bailarín”. Ella dijo, “Sólo sígueme. Estarás bien”. Realmente lo disfruté. Actuamos en la Ópera de Sidney y fue muy emocionante. Pude hacer ese dúo con ella. Hay un clip en YouTube. Fue en 2006 o algo así. Todo está empezando a confundirse.

Esto demuestra que estás dispuesto a todo. Puedes ser un Four Season, un Righteous Brother, o puedes ponerte una chaqueta de cuero e interpretar a Danny Zuko. Su espectáculo en Las Vegas era bastante campestre. Hicimos una cosa en la que me peiné hacia atrás. Yo estaba familiarizado con ese lado campirano del negocio del entretenimiento. No era tan serio como Toto y Kansas, pero era divertido. Así que tenía la experiencia de Cher y Frankie Valli para prepararme para ese escenario. No era tan difícil meterse en esos zapatos.

Y Frankie fue parte de Grease. Todo está relacionado.

Luego volviste con Donna Summer para su última gira en 2008. Sí. Olivia tenía algunos problemas de salud con los que estaba lidiando. Olivia siempre fue muy valiente y reservada con su salud. No quería quejarse. Una vez estábamos bailando y la hice girar y se estremeció un poco y dijo que le dolía la espalda. En ese momento no sabía que estaba luchando contra el cáncer. Ha tenido varios ataques con el mismo tipo de cáncer, pero ahora está muy bien. Es realmente una superviviente del cáncer.

De todos modos, esa es la razón por la que ella consiguió tiempo libre, y Bill Medley no estaba trabajando tanto. Y entonces recibí la llamada de Donna de que querían que volviera. Era su disco Crayons. Había muchos bailarines y trajes muy coloridos, trajes blancos con camisas rojas y todo tipo de cosas. También fue una actuación divertida.

Y me alegro mucho de haber vuelto a trabajar con Donna antes de que falleciera en 2012. No tenía ni idea de que estaba enferma o que iba a estarlo. Ella no lo dijo. Nunca se sabe lo que va a pasar, y no se nos promete el mañana. Estoy muy agradecida por haber tenido estas oportunidades de trabajar con estos fantásticos socios.

Tan respetada y querida como era Donna, seguía siendo poco apreciada. No entró en el Salón de la Fama del Rock & Roll hasta después de su muerte. Fue una de las mejores vocalistas de la historia, en mi opinión. Está a la altura de cualquiera que puedas nombrar, pasado o presente.

¿Cómo empezó tu etapa con Ringo Starr? Estaba trabajando de vez en cuando con Olivia. Estábamos haciendo un concierto en Las Vegas, en el Flamingo. No recuerdo exactamente cómo surgió, pero llamé a Steve Lukather unos seis meses antes de recibir la noticia. Sólo quería decirle: “Oye, tío. Salgamos a comer sushi o algo así. No te he visto en mucho tiempo y me encantaría salir. Yo invito”.

No fue capaz de responderme a eso. Y luego, seis meses más tarde, recibo una llamada de la nada y es Luke. Él dice, “Hey, hombre. Tengo algo que podría interesarte”. Y yo estaba sentado allí haciendo una barbacoa en mi patio trasero. Me dijo de qué se trataba. Yo estaba como, “Oh, Dios mío. ¡Los Beatles! Es un sueño hecho realidad. Todo el mundo quiere tocar con uno de los Beatles”.

Ni siquiera tengo que hacer una audición. Es sólo en su palabra: “Ven y haz el trabajo”. Y por supuesto, tuve que hacer una audición. Eso va con el territorio.

El trabajo se abrió porque Mark Rivera estaba muy ocupado con Billy Joel. Sí. Mark Rivera lo había hecho. Y había trabajado con Ringo durante años. Seguía siendo el director musical. Siempre que vamos a hacer una gira, él viene y es ese otro oído que está escuchando nuestras armonías y asegurándose de que estamos todos en el tono y tocando los instrumentos correctos y esas cosas. Es un gran tipo. Deja grandes zapatos que llenar.

Es la culminación de todo lo que has hecho en tu vida. Ese conjunto toca tantos géneros musicales diferentes, y tú los has tocado todos en varios momentos: de Santana a Toto, de Mr. Mister a Men at Work y Average White Band. Te llaman para hacer lo que sea. Sentí que toda mi carrera me había preparado para eso.

¿Cómo se sintió al principio al tocar canciones de los Beatles junto a un Beatle? Desde 2014, todavía tengo que pellizcarme por estar tocando “With a Little Help From My Friends” con Ringo Starr y cantando algunas de las partes armónicas. Quiero decir, ¿quién puede hacer eso en la vida? Todavía no me creo que sea yo. Es simplemente increíble. Es una experiencia increíble. Me siento súper bendecida y humilde por tener la oportunidad de hacer esto, y sólo quiero hacerlo lo mejor posible. Es una oportunidad que no me atrevería a desaprovechar.

La All Starr Band solía cambiar totalmente cada vez que salía. Pero Steve Lukather y Gregg Rolie han sido parte de ella durante nueve años y corriendo.Si. Y espero que podamos continuar con esto mientras Ringo quiera hacerlo. Ha sido la emoción de toda una vida. Es desafortunado que Covid llegara y arruinara todo para todos. Todos los actos tuvieron que cerrarlo. Lo ha cambiado todo. Por supuesto, el negocio de la música está cambiando de todos modos, pero esto lo ha cambiado profundamente. Espero y deseo que podamos volver a donde estábamos, o a algo parecido.

Tengo muchas esperanzas de que así sea. Y estoy muy agradecido por seguir caminando y estar sano. Espero seguir haciendo esto en un futuro próximo.

¿Cómo acabaste volviendo a Toto en 2017? Bueno, yo estaba haciendo lo de Ringo y Steve Lukather estaba en ello. Una noche, nos bajamos del avión y estábamos de vuelta en Los Ángeles en la pista y me dijo: “Escucha, quiero que pienses en volver y hacer lo de Toto. Nos vendría muy bien en este lugar”. Dije, “Hombre, estoy realmente de acuerdo con eso. Hagámoslo”.

Así es como sucedió. Y yo ya había tocado con Luke durante tantos años en Toto y Ringo que él sabe lo que puedo hacer. Todo lo que tuvo que hacer fue hablar con los otros chicos y decir: “Quiero traer a Warren”, y ellos también me conocen. Somos hermanos.

Volviste en la época en que “África” estaba experimentando un gran resurgimiento. ¿Notaste que las multitudes y la energía crecían a medida que la canción seguía creciendo? Esa canción ha tenido una vida. Es como el gato con nueve vidas. No deja de repetirse. Y luego Weezer la versionó. Eso le dio una nueva vida a esa canción. Hicimos una versión de una canción de Weezer [“Hash Pipe”] en respuesta a que Weezer hiciera de Toto.

Toto ha sido uno de esos grupos que ha sabido funcionar. Hacemos muchos conciertos en Europa y viene mucha gente joven, muy joven. Ven a Toto por primera vez y se quedan sorprendidos. Se preguntan: “¿Quiénes son estos tipos que llevan décadas en el mercado y que realmente pueden hacerlo?”. Puedes verlo en su respuesta. Es palpable. Es realmente emocionante tocar tu música y ver a un público joven, a toda una nueva generación de niños, verlos disfrutar de la música y meterse en ella.

Describe tu papel en Toto. Es similar al de antes. Estoy haciendo un poco más de instrumentación. Con esta nueva configuración que tenemos de Toto llamada los Dogz of Oz, estoy tocando todos mis saxos: tenor, alto, soprano. Estoy tocando la flauta, la armónica y la percusión. No toco ningún teclado porque ya tenemos dos teclistas [Dominique “Xavier” Taplin y Steve Maggiora]. Joe [Williams] me pidió que tocara los teclados y le dije: “Mira, ya tienes dos grandes teclistas. Creo que pueden cubrir todas las partes”. Y pueden. Tenía razón en eso.

Yo presto un poco de percusión. Soy el tipo que puede llenar muchos lugares. Hay mucha voz con esta nueva configuración, como siempre ha habido. Se necesita un comité para cantar todas las canciones de Toto.

He hablado con Luke sobre la gira de 2019. Me ha dicho que fue una época bastante dura para la banda. ¿Eras consciente de que esa encarnación del grupo estaba terminando entonces? Había cierta tensión y era algo obvio. Intenté mantenerme por encima de eso y traté de actuar… Realmente pensaba que era una gran formación y quería que siguieran juntos, sólo desde mi punto de vista personal, sólo por el bien de la música, no por las personalidades, pero había cierta tensión. Lo diré así.

Como he dicho antes, siempre intento mantenerme al margen de la política de la banda. En la medida de lo posible, me mantuve al margen. Quería ser un pacificador, si podía. No puedo hablar de eso con demasiada precisión. No sé demasiado porque intenté mantenerme al margen.

¿Con qué rapidez, tras el último concierto de la gira de 2019, empezaste a oír hablar de la nueva encarnación de Toto? Luke se había acercado a mí durante la gira y me dijo: “Mira, probablemente las cosas van a cambiar. Queremos que te quedes”. Eso es básicamente todo lo que sabía. Me dije: “Estoy en una base de necesidad de saber”. Lo entiendo. He vivido esto muchas veces antes. Sé por qué las bandas pasan por cambios, por la razón que sea. Y trato de no tomar partido y simplemente hacer mi trabajo y ser lo más profesional posible, y ser un buen tipo, porque hay valor en eso. Así es como trato de enfocarlo.

No quiero parecer un ángel, ni nada por el estilo. Yo también tengo mis problemas, estoy seguro. Pero siento que he visto a muchas bandas pasar por cambios y entiendo lo que pasa cuando sucede. Trato de decir: “Oye, si quieren que me quede, aquí estoy. Si no, soy un profesional y pasaré a otra cosa, o me retiraré”.

Ahora estoy en edad de jubilación, pero la gente sigue queriendo trabajar conmigo y estoy agradecido por ello y aceptaré lo que pueda conseguir.

El nuevo Toto sonó muy bien en ese webcast que hicisteis. Gracias. Creo que salió muy bien. Me sorprendió gratamente. Sabía que teníamos todo el potencial para hacer que funcionara. Tenemos sangre nueva, algunos jóvenes que realmente pueden aportar. Es una buena mezcla de gatos mayores y jóvenes.

Fue agradable ver a David Paich allí. Tenías su sello de aprobación. Absolutamente. Tuvimos su bendición, que es realmente lo que era. David vino y aportó algunas de sus ideas, y esperamos que siga haciéndolo en el futuro. Creo que él y Steve Porcaro han terminado con las giras. Y lo entiendo. Yo también me estoy haciendo mayor. Entiendo cómo se llega a ese punto. Pero fue estupendo que David viniera a supervisar y ayudar en la producción.

Volviendo a Ringo, lo miro y no puedo creer que tenga 80 años. Parece 20 años más joven. Es increíble, ¿no? Cuando estás cerca del tipo, es increíble la energía que tiene. Y mucho de ello se debe a su ejercicio y a su dieta. Pero principalmente, se trata de su actitud. Tiene una actitud juvenil. Camina y habla cuando se trata de la paz y el amor. Es realmente genuino al respecto. Hay que adorar eso de él.

Hace un espectáculo de dos horas en el que pasa de cantar a tocar la batería, y al final hace saltos… [Risas] Salgo del escenario y estoy empapado de sudor. Miro a Ringo y está fresco como una lechuga. Me digo, “Hombre, ¿cómo lo haces?” [Risas.]

El público se sabe todas las canciones que tocáis durante el espectáculo. Se crea un ambiente muy alegre. Sí. Es muy divertido. Me divierto tanto que debería ser ilegal. Es casi criminal divertirse tanto. Tengo que decir que este es el mejor momento de mi vida. Estoy muy agradecido de que en esta etapa de mi carrera, es el punto más alto en el que he estado.

Te lo mereces. Es como si tuvieras la titularidad del rock & roll o algo así. Sí. Estoy muy agradecido de estar aquí en este momento. Espero poder continuar en el futuro.

Puedo ver a Ringo a los 90 años todavía haciéndolo, y a ti todavía a su lado.Me encantaría eso más que nada.

Fuente de la noticia aquí.